Los focos para empotrar son una fuente de luz que se encaja en el techo o pared pero, aunque puedan parecer lo mismo, se puede distinguir entre dos tipos diferentes:

1. Focos empotrables

La mayoría tienen un ángulo de apertura de entre 38º y 60º, es decir, generalmente se utilizan para centralizar luz en un punto concreto. El resto del espacio apenas se verá afectado por la colocación de un foco empotrado y quedará prácticamente a oscuras. Los focos empotrables no suelen ser apropiados para cocinas, oficinas o salas. Sin embargo, son ideales para la iluminación de objetos tales como cuadros o figuras ya que resaltará sus cualidades y les aportará protagonismo.

A pesar de estar en el mercado desde hace mucho tiempo, siguen siendo una opción muy actual, que ha evolucionado mucho respecto a los antiguos modelos metálicos de focos que enseguida se fundían y perdían su aspecto de nuevos. Además, salía más caro cambiar el foco que comprar uno nuevo.

En la actualidad existen focos elegantes y discretos, con opción de que el haz proporionado sea modificable. Estos focos, se utilizan para la iluminación en el hogar, por ejemplo, integrados en los muebles de cocina, o para personalizar el ambiente de una habitación.

Según se elijan y distribuyan, puedes crear ambientes acogedores, destacar formas y objetos o acondicionar determinadas zonas para trabajo o lectura. También son cada vez más utilizados en los comercios, resaltando zonas concretas en los escaparates y otorgando así protagonimos a los productos.

En función de la tecnología, podemos distinguir dos tipos:

  • Focos Halógenos: emiten un luz amarilla, más brillante en el caso de los halógenos con transformador, que favorece la percepción real de los colores.
  • Focos LED: Tienen vidas útiles mucho más largas (más de 30 años en algunos casos) y su principales ventajas son el ahorro, larga durabilidad y la baja temperatura a la que pueden funcionar.

 

Decoración cuadros con focos led

2. Downlights

Los focos downlights emiten luz difuminada y con un ángulo de apertura de al menos 120º. Es decir, están diseñados para iluminar gran parte de la estancia en la que se ubiquen. Este tipo de luz es apropiada para cocinas u oficinas. El diseño de esta iluminación ofrece posibilidades increíbles con la combinación de materiales, formas y colores para la creación de diferentes ambientes.

¿Cual es la diferencia principal entre los downlights y los focos empotrables? Los downlights suelen tener un tamaño medio-grande (150-250mm), en su mayoría redondos aunque también existen cuadrados. Generalmente, conllevan lámparas fluorescentes compactas. Proporcionan amplitud a las estancias, ya que su ángulo de luz es muy abierto. Para sacarles el máximo rendimiento se aconseja colocarlos lejos de las paredes, por ejemplo, en un largo pasillo iluminado con downlights se colocarían en el centro. Hay que planificar bien su distribución. Suelen quedar muy bien alineados y separados entre sí por metro y medio de distancia, dependiendo de su potencia.

En zonas amplias, podemos situarlos en líneas paralelas, siempre alejadas de las paredes para su máximo aprovechamiento.

 

Downlights led en techos

Visita nuestra tienda online y descubre la gran variedad de focos y downlights led que puedes encontrar en el mercado. Recuerda que somos especialistas en iluminación y ahorro energético  !!

Free WordPress Themes, Free Android Games